viernes, 13 de agosto de 2010

LA BELLEZA DE LA CIENCIA: Ciencia vista a la luz de la Luna



LA BELLEZA DE LA CIENCIA

Ciencia vista a la luz de la Luna

by Esceptiquisimo Mexico on Sunday, August 1, 2010 at 4:55pm

Hace poco me tope con este dibujo en internet

HACER CLICK AQUÍ PARA MOSTRAR IMAGEN

Cosa curiosa, pareciese una burla la forma en la que los científicos ven el mundo. Muchas veces he escuchado la presunción de que los científicos no saben apreciar la belleza del mundo y que su visión del mismo es muy fría y calculadora - que se aparta de la realidad.

Nada podría ser mas erróneo que esta visión de los científicos. Cierto es que la manera en que ven al mundo difiere de la forma normal, sin embargo, hay mas razones para maravillarse del universo cuando uno lo ve por medio de la ciencia. Nuestra percepción se incrementa y nos permite apreciar la belleza del mundo de una forma mas completa y aun mas realista que la que nos permiten nuestros sentidos por si solos.

A continuación citare un fragmento del libro "El tejido del cosmos" de Brian Green. Green nos explica como la ciencia incrementa nuestra percepción y nos permite ver al mundo de una forma nueva.

"Cuando hace muchos años pase la ultima pagina de El mito de Sísifo estaba sorprendido por la sensación general de optimismo que se desprendía del texto. Después de todo un hombre condenado a empujar una roca hasta la cima de una colina con pleno conocimiento que volvería a rodar hasta abajo, obligandole a empujar de nuevo no es el tipo de historia que uno espera que tenga final feliz. Pero Camus encontraba mucha esperanza en la capacidad de Sísifo para ejercer su libre albedrío, para enfrentarse a numerosos obstáculos, y para afirmar su decisión de sobrevivir incluso estando condenado a una tarea absurda dentro de un universo indiferente. Renunciando a todo lo que hay mas allá de la experiencia inmediata, y dejando de buscar cualquier tipo de comprensión mas profunda o de sentido mas profundo, argumentaba Camus, Sísifo triunfa.

"Me conmovió la capacidad de Camus para discernir esperanza donde la mayoría de los demás solo vería desesperación, Pero cuando era adolescente y aún más en las décadas posteriores, yo encontré que no podía aceptar la afirmación de Camus de que una comprensión más profunda del universo no haría la vida más rica o valiosa. Mientras Sísifo era el héroe de Camus, los más grandes de los científicos -Newton, Einstein, Neils Bohr y Richard Feynman - se convirtieron en los míos. Y cuando leí la descripción que hacia Feynman de una rosa - donde explicaba que el podía sentir la fragancia y la belleza de la flor tan bien como cualquiera, pero que su conocimiento de la física enriquecía enormemente la experiencia porque también podía incluir la maravilla y magnificencia de los procesos subatómicos, atómicos y moleculares subyacentes - quedé enganchado para siempre. Quería lo que Feynman describía: valorar la vida y experimentar el universo todos los niveles posibles, no solo en aquellos que han resultado ser accesibles a nuestros frágiles sentidos humanos. La búsqueda de la comprensión mas profunda del cosmos se convirtió en la pasión de mi vida.

"Como físico profesional, hace tiempo que he comprendido que había mucha ingenuidad en mi encaprichamiento con la física en el instituto. Los físicos no pasan sus días de trabajo en general contemplando flores en un estado de sobrecogimiento cósmico. En lugar de ello, dedicamos mucho de nuestro tiempo a bregar con ecuaciones matemáticas complicadas garabateadas en pizarras repletas. El avance puede ser lento. Ideas prometedoras llevan, en la mayoría de los casos, a ninguna parte. Así es la naturaleza del progreso científico. Pese a todo, incluso durante periodos de progresos mínimos, he descubierto que el esfuerzo dedicado a devanarme los sesos y calcular sólo me hacen sentirme en más íntima conexión con el cosmos. He descubierto que uno puede conocer el universo no solo resolviendo sus misterios sin también sumergiendose en ellos. Las respuestas son grandes. Las respuestas confirmadas por experimentos son aún más grandes. Pero incluso las respuestas que en la última instancia se muestran erróneas representan el resultado de un compromiso profundo con el cosmos- un compromiso que arroja una luz intensa sobre las preguntas y con ello sobre el propio universo- . Incluso cuando la roca asociada con una exploración científica concreta rueda abajo, aprendemos algo y nuestra experiencia del cosmos se enriquece."



Al igual que Green, yo también comparto la perspectiva de que nuestra percepción del mundo se enriquece al adentrarnos en el mundo de la ciencia. No solo vemos al universo como realmente es, sino que vemos también lo que no es y lo que podría ser. Día a día nuevos avances nos revelan un cosmos lleno de maravillas. Desde la inmensidad del universo y los fenómenos relativistas hasta los grandes misterios del mundo subatómico y los fenómenos cuánticos, la ciencia nos permite maravillarnos y es - en las palabras de Richard Dawkings- "la poesía de la realidad".

Incluso en nuestra vida cotidiana vemos cosas realmente maravillosas que muchas veces solo contemplamos con los sentidos. El voltear hacia arriba en una noche cualquiera y ver nuestro satélite "la Luna" iluminando con su pálida luz el terreno puede parecer algo mágico, incluso romántico y puede ser descrito con gran belleza estética por un poeta virtuoso. Sin embargo, ni el poeta mas habilidoso podría hacer una descripción mas profunda de la Luna que la ciencia.

La Luna ha acompañado a nuestra especie a lo largo de toda su historia, sin embargo no fue hasta que Galileo Galilei apunto su telescopio hacia ella que empezamos a comprender un poco más de ella y por consiguiente de nuestro lugar en el cosmos. Tras este vistazo con su telescopio. Galileo contempló absorto los valles, montañas y cráteres que delineaban la superficie esférica de la Luna, describiéndola por primera vez como "un mundo". Esta descripción tenia grandes repercusiones ya que automáticamente señalaba que la tierra no era el único mundo en el cosmos. Este mundo, según pudo ver, giraba en torno al nuestro. Mas tarde, cuando apuntó su telescopio a Júpiter, puedo ver que había otros cuerpos girando en torno a él (sus lunas). Esto significaba que era otro mundo con pequeños mundos girando en torno a él y por consiguiente no todo giraba en torno a la tierra como se pensaba. Una última observación en torno a las faces de Venus y su similitud a las faces de la Luna dejo todo claro, la Tierra era solo uno de muchos mundos y no era el centro del universo; Estos mundos giraban en torno al Sol. Con estas tres observaciones basadas en la Luna, Galileo cambio la forma del universo para siempre. En mi opinión personal, la noche que a Galileo se le ocurre apuntar su telescopio hacia Júpiter es la noche en que nació la ciencia.

Curiosamente la Luna es el 2do objeto mas brillante en el cielo (después del sol) y sin embargo no produce su propia luz. Esta luz es el reflejo de la luz misma del sol. Los fotones irradiados por el sol chocan con los átomos de la superficie lunar. Estos fotones no rebotan sino que excitan a las partículas subatómicas de los átomos y se desprenden nuevos fotones que nos permiten ver la Luna. En otras palabras esa hermosa y pálida luz de la Luna que podemos apreciar es observada gracias a los fenómenos cuánticos involucrados en esta excitación.

Sin embargo la Luna no siempre estuvo allí y muy probablemente nosotros tampoco estaríamos aquí de no ser por la Luna. La formación de la Luna data de aproximadamente 4.6 billones de años. Según explica la teoría de "la gran colisión", la Tierra primitiva compartía parte de su órbita con la órbita de otro joven planeta del tamaño de Marte llamado por muchos "Theia". Al pasar cierto tiempo finalmente ocurrió lo inevitable y estos dos planetas colisionaron. El calor generado por esta gran colisión fusionó parte de los dos planetas en uno solo y arrojó grandes cantidades de piedra incandescente al espacio que, gracias a las fuerzas gravitatorias, fue capturado en una órbita en torno a el mayor fragmento. Conforme las fuerzas gravitatorias fueron uniendo y fusionando los fragmentos arrojados, se formó otro mundo al cual llamamos Luna. La fusión de parte de "Theia" con la Tierra aportó mas material a esta última, incrementando el tamaño y densidad de su núcleo, dotó a la Tierra con núcleo y medio.

La formación de la Luna tuvo grandes repercusiones en la formación y evolución de la vida en nuestro planeta. Previo a este choque un día en la Tierra tenia una duración de 5 hrs, gracias a la resistencia gravitatoria ofrecida por la Luna por medio de las fuerzas de marea, la velocidad de rotación de la Tierra ha ido desacelerando y la velocidad de la órbita Lunar se han ido acelerando hasta nuestros días. Es por esto que la velocidad de la órbita lunar se encuentra fuera de balance con respecto a la fuerza gravitatoria, esto hizo que la Luna se fuera alejando de la Tierra. Hoy en día la luna se aleja de la Tierra a una velocidad de 3.8 cm por año. No solo esto, la donación de medio núcleo de la Luna a nuestro planeta incrementó el tamaño de densidad de nuestro núcleo, esto ha incremento la potencia de la magnetósfera terrestre y nos brindó mayor protección contra la radiación solar. Las fuerzas de marea también han ayudado a mantener el interior de la Tierra caliente.

Marte es un planeta que bien pudo contar con vida en otros tiempos, según la evidencia adquirida por la exploración hemos visto que Marte contaba con grandes mares, ríos que corrían por caudales que trazaron grandes valles. ¿a donde se fue el agua? El núcleo de Marte se enfrió dada su masa. Esto provocó que su magnetósfera dejara de funcionar dejándolo desprotegido de la radiación solar. La radiación solar quemó gran parte de la atmósfera marciana disminuyendo así la presión atmosférica. Al disminuir la presión atmosférica el punto de ebullición del agua cambió haciendo que esta se evaporara y se perdiera en el espacio. Este no es el caso de la Tierra gracias, en cierta medida, a que hace 4.6 billones de años un planeta llamado "Theia" choco con nosotros.

Dada su cercanía a la Tierra, su composición, su tamaño relativo con el de la Tierra y su órbita entorno al sol, la la Luna bien podría ser clasificada como un planeta solido (como Mercurio, Venus, Tierra y Marte), haciendo que el sistema Tierra-Luna sea considerado un sistema doble de planetas (binario) en lugar de un sistema planeta-satélite. Si observamos la órbita de la Luna podemos ver que esta en realidad no gira entorno a la Tierra sino que gira entorno al sol, y que la Luna y la tierra giran entorno a si mismas, como una danza gravitatoria en la inmensidad del espacio.

Al voltear a ver la luna en una de esas noches y admirar su belleza, la poesía nos podrá dotar de descripciones bellas pero ni el más sagas de los poetas ni la imaginación del mayor escritor de ficción puede competir con la realidad que la ciencia nos otorga. Imaginar los instantes en los que se creo la Luna, las repercusiones de esta formación, los fenómenos físicos que nos permiten contemplar su luz y la idea de vivir en un sistema doble de planetas
nos permiten apreciar de una forma mas completa aquella luz en el cielo, aquel globo luminoso que nos acompaña. Darnos cuenta, en las palabras de Richard Feynman, que "la imaginación de la naturaleza es mucho más grande que la del hombre, nunca nos dejara relajarnos".

La ciencia nos muestra verdades que van más allá de nuestras expectativas, nos permite relacionarnos con el cosmos del que formamos parte. Nos acerca a la "inconcebible naturaleza de la naturaleza". No puedo entender como puede haber gente que prefiera creer en verdades basadas en superstición y fe que conocer el universo de la forma tan intima en que nos deja conocerlo la ciencia.

Los invito a que conozcan un poco más del universo y a que compartan este conocimiento. Los invito a que busquen la verdad basada en evidencia y que liberen su mente del dogma y la superstición. Los invito a que admiren el mundo bajo la luz de el conocimiento y que disfruten de la belleza que el mundo ofrece para los que saben observarla.

Gracias.


What I gain through knowledge is not the intellectual authority over others but the humility to admire the universe for what it really is. (C.P.C.T)


Esceptiquísimo México

1 comentario: