viernes, 1 de abril de 2011

Fosiles de bacterias "alienigenas". Un análisis del artículo de Hoover.

El pasado viernes 04/03/11 se publico en "Journal of Cosmology" un articulo titulado Fossils of Cyanobacteria in CI1 Carbonaceous Meteorites  por Richad B. Hoover donde se menciona el supuesto descubrimiento de fósiles bacterianos de origen alienígena dentro de meteoritos de tipo CI1. 
A handout photo from 2003 shows NASA Astrobiologist Richard Hoover.
Antes de comenzar con la disección de dicho artículo hay que detenernos a contemplar el tema en cuestión.


Se trata del descubrimiento de vida fuera del planeta Tierra, descubrimiento que sin lugar a dudas sería de gran trasendencia no solo en el ambito científico sino tambien en el ambito filosófico y religioso. Bien pordía ser catalogado como el descubrimiento más importante de la historia de la humanidad, por lo es un tema que debe ser manejado con toda la delicadeza posible. 


Ahora bien, el artículo en cuestión se encuentra publicado en una revista electrónica que dice ser peer reviewd (revision por pares). Esto es en cierta medida falso ya que es los pares en cuestión no son científicos ni especialistas en el tema. La equivalencia de la reivisón por pares de esta revista es similar a la revisión por pares de revistas homeopáticas y de creacionismo ya que no comprende a la comunidad científica ni se trata de una revista indexada. La primer pregunta que surge es ¿como siendo posiblemente el descubrimiento más importante en la historia de la humanidad se encuentra publicado en un medio de tan poco renombre? Un descubrimiento así pertenecería a una revista importante dentro de la comunidad científica, sin embargo no desacreditemos el contenido del artículo simplemente por haber sido publicado en un medio no ideal. Sin embargo basta con darnos una vuelta por el sitio web de esta revista para darnos cuenta de varias cosas.


La revista parece más un sitio de propaganda conspiracionista que un Journal científico, prácticamente todos sus artículos estan conectados de una u otra forma con temas sensacionalistas como el tema de las bacterias del arsenico, las visitas a Marte, panspermia y demás temas que exploran una consciencia cuántica universal. En otras palabras es una madriguera de pseudociencias.


El autor del artículo, Richad B. Hoover PhD astrobiólogo  de la NASA según se autoproclama en realidad no tiene un PhD según la página de fisica solar de la misma NASA, tampoco es astrobiólogo sino físico solar. Aun así, no es la primera vez que una persona que se dedica a otro campo podría hacer descubrimientos en alguna otra disciplina de la ciencia, esto es lo maravilloso de la ciencia, no se toman argumentos de autoridad como verdades ni se descalifica a personajes sin autoridad como erróneos, se debe revisar el argumento en si ( o en este caso el estudio).


En cuanto al artículo en sí, en breves cuentas se basa en lo siguiente:
1.- La metodología esta basada en un análisis por microscopio electrónico de ciertas muestras de meteoritos.
2.- En las observaciones por microscopio se encontraron patrones conformacionales que el autor interpreta como evidencia fosil de cianobacterias distinguiendo en sus observaciones formaciones parecidas a flagelos y a heteroquistes compatibles con las cianobacterias.
3.- Dado que los meteoritos estan hechos de un material altamente soluble en agua y que las cianobacterias requieren de agua para sobrevivir el autor concluye que los meteoritos no pudieron haber sido colonizados posterior a su caída en la Tierra.
4.- El entorno químico de las muestras era pobre en nitrógeno, siendo que las cyanobacterias necesitan un entorno rico en nitrógeno para su metabolismo por lo que la colonización posterior a la caída de los meteoritos en la Tierra no es posible.





A simple vista las conclusiones del autor parecen convincentes pero bajo un escrutinio realmente científico podemos encontrar algunos problemas.
1.- Aunque la probabilidad de que la vida extraterrestre sea similar a la de la Tierra (bacterias con base genética de ADN o con heteroquistes similares a los terrestres para metabolismo nitrogenado) es desconocida, no hay razón para sospechar que este sea el caso.
2.- El empalmar una similitud de una formación rocosa con un flagelo bacteriano bien podría ser un sesgo por parte del observador en donde un efecto parecido a la pareidolia bien podría estar jugando un papel importante. Así mismo brinca a la conclusión de que los filamentos falgeliformes fueron causados por fosilización bacteriana y que se encontraban en los meteoritos previo a la entrada de los mismos a la atmósfera terrestre.
3.- La metodología es defectuosa ya que carece de datos cuantitativos como el número de muestras, el número de estructuras (flagelos y heteroquistes), descripciones de colonias o cúmulos, etc.
4.- Los datos brindados por el artículo como tablas y fotografías son defectuosas en relación a una metodología bien planeada y estandarizada por lo que el análisis de los mismos dificulta establecer las dimensiones de las formaciones.


Siendo sincero el articulo, aunque interesante, no satisface el grado de evidencia necesario para considerarlo como concluyente. 
Bien podrían haberse producido los patrones rocosos en los meteoritos por alguna causa ajena a cyanobacterias. 
La colonización de los meteoritos posterior a su caída en la Tierra pudo ser posible bajo ciertas circunstancias. Los meteoritos impactaron la Tierra al rededor del año 1864 por lo que otras causas bien pudieron haber creado una caída del nitrógeno en las muestras posterior a la colonización.
Desconocemos el tamaño de los meteoritos asi como su morfología por lo que cierta porción bien pudo haberse perdido debido a exposición a agua, dejando como resultado el residuo examinado ya colonizado.



Me parece sincera la publicación por parte de Hoover ya que en sus conclusiones especifica que más estudios son necesarios por parte de la comunidad científica, sin embargo, esto no ha disminuido los ataques por parte de algunas sociedades escépticas. La JREF ha nominado a Hoover para el premio "Pigasus" ya lo ha catalogado dentro del top 5 de los mayores defraudadores. Esto se debe a que Hoover  fallo en presentar su trabajo a otros pares para su análisis previo a la publicación de su trabajo y a que no es la primera vez que cae en este error (1997, 2007, 2011)



Actualmente el cuerpo de trabajo de la investigación de Hoover se encuentra en revisión por 100 científicos letrados en la materia, sus conclusiones aun están por ser publicadas por lo que no considero prudente ni negar ni confirmar los resultados del trabajo de Hoover. Ver la crónica de esta investigación me resulta de gran valor didáctico ya que muestra la forma en que trabaja la ciencia para formar conocimiento fundamentado en evidencia.







Dr Claudio Pérez de Celis Tiscareño
Esceptiquísimo México




  

2 comentarios:

  1. está bastanta interesante el tema. Sin embargo, desde mi punto de vista es totalmente improbable que se trate de bacterias del cosmos. Esa es o deberia ser la ultima explicacion a la que un científico podria recurrir.

    ResponderEliminar
  2. despues de magia, dios, o alguna otra cosa que viole las leyes de la física si

    ResponderEliminar