miércoles, 21 de septiembre de 2011

7 Razones para No Creer en Psíquicos

Tengo tiempo desde que escribí mi ultimo articulo sobre 7 Razones Para No Creer en…  y en realidad, los dos últimos artículos eran 7 razones que los defensores de ciertas ideas extraordinarias dan para hacer creer a la gente, las cuales me encargué –según yo- de refutarlas (Aquí mira 7 razones falsas para creer en la homeopatía y por acá 7 razones falsas para creer en la Biblia); así que decidí continuar con esto pero de un modo distinto. Ahora van las razones para No creer.
 No se si lo han notado, pero en todo el blog, no hay un solo artículo dedicado especialmente a las reclamaciones de videntes, médiums, canalizadores, telépatas, telequinéticos o cualquier otra facultad extrasensorial (si no se dieron cuenta es que no son verdaderos fans, así que como los anuncios al estilo Televisa: vuélvete fan, vuélvete fan… VUÉLVETE FAN!!!...no, la verdad  es broma.)
Si alguno de ustedes cree en médiums y demás, está en todo su derecho, pero deben recordar que debemos tener cuidado con lo que creemos y en quien creemos; ahora que si tú eres un psíquico, tal vez quieras dar muestra de tus facultades paranormales demostrándonos lo que puedes hacer. Pero recuerda, ¡¡DEMUESTRALO!!
Si eres mexicano, ya tenemos en nuestro país el Reto Paranormal del Papá Escéptico en el que podrás ganar 10,000 pesos y toda la ayuda para ir a los Estados Unidos y concursar en elgran Reto Randi y ganar hasta ¡¡¡un millón de dólares!!! Así como el reconocimiento mundial de ser el primer psíquico que demuestra sus poderes ante científicos y le deja cerrada la boca a los escépticos. Pero si no eres ni creyente en psíquicos ni un psíquico, espero disfrutes el artículo.

1.    No existen pruebas de Percepción Extrasensorial. Probablemente no hay razón de peso más importante como el hecho de que, a mas de 300 años de investigación científica seria, nadie a podido demostrar jamás, de manera publica y verificable, la existencia de habilidades paranormales o como algunos los llaman, capacidades de Percepción Extrasensorial. Los científicos estarían mas que encantados de descubrir alguna de estos ‘poderes’, sin embargo prueba tras prueba realizada a psíquico tras psíquico no han arrojado ningún resultado que pueda sobrepasar el azar. Muchos otros que aseguraron tener prueba de telepatía o alguno otro fenómeno parapsicológico, resultaron ser estudios o sesgados o fraudulentos. Experimentos sencillos como los de doble ciego arrojan resultados decepcionantes, pues no nos han mostrado nada fuera de lo normal.

2.    La Lectura en Frio. Esta y la siguiente razón, bien las pude haber fundido en un solo inciso nombrándolo simplemente prestidigitación o arte del engaño. La lectura enfrio es una técnica de prestidigitación usada para saber la personalidad, estado emocional, comportamiento y posibles anhelos y preocupaciones de una persona, y haciendo pasar el mago todo este conocimiento como proveniente de una fuente paranormal. Consiste en mirar atentamente la forma que camina, se viste o actúa una persona para después, con la información obtenida por lenguaje corporal, sorprender a la persona; luego de sorprender al incauto con esto, se charla de manera ambigua con la persona buscando en las palabras de éste mas información sobre él mismo. Así por ejemplo, el prestidigitador puede asegurar que alguien en que conoce la persona, sufrió un accidente de automóvil. Luego, la persona debido a la ambigüedad de esto –ya que cualquier familia ha tenido que pasar por al menos un accidente de transito-, da a conocer quién sufrió el accidente con cierto estado de animo; quizás asegura esto de forma melancólica, lo que indicaría que su familiar o conocido quedó gravemente herido o murió, pero si reacciona de una manera exaltada, podría indicar que el infortunado se recuperó. De este modo, el prestidigitador, antes que la persona diga algo, es capaz de decirle “tal vez esa persona quedó muy dañada… o incluso pudo haber muerto”; el incauto en este punto quedara sorprendido y se convertirá  entonces en un verdadero creyente, ignorando las afirmaciones mas ridículas, imposibles de demostrar o erróneas, viéndolas no como un error del prestidigitador sino como un error propio. Lo demás, ya es historia, pues el prestidigitador tendrá a la persona comiendo de la palma de su mano, haciéndole creer lo que quiera, jugando con sus miedos y esperanzas. Este truco de mago es el mas usado por tarotistas, videntes, quirománticos,  espiritistas y demás charlatanes del mundo psíquico.

3.    La Lectura en Caliente. La lectura en caliente, básicamente, no es más que la primera fase de la lectura en frio. Consiste en utilizar un conocimiento básico de psicología, observando el lenguaje corporal de la persona: sus expresiones faciales, su forma de caminar, su cuerpo y figura, su forma de vestir, etc. A partir de esto, se hace un recuadro del perfil psicológico de la persona, haciéndole creer que la información obtenida proviene de un mensaje del mas allá.


4.    Las Estadísticas sobre aciertos y fallos. Desde el inicio de la civilización, las personas han creído que algunos nacen con ciertos ‘dones’ provenientes de espíritus, dioses, ángeles o demonios. Sin embargo, las reclamaciones de los poderes psíquicos son totalmente recientes, ya que en siglos pasados no había quien reclamara, pues todo el mundo creía en lo sobrenatural. Fue a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando la ciencia moderna comienza a estructurarse y a investigar todo lo relacionado con lo desconocido. A lo largo de todo este tiempo, se pusieron a prueba los supuestos poderes paranormales de los psíquicos. Probablemente uno de los proyectos más ambiciosos en este tema, fue el proyecto secreto del gobierno de los EEUU durante la guerra fría: el proyecto Star Gate, el cual era una organización de psíquicos cuyo propósito era encontrar, mediante percepción extrasensorial, pruebas nucleares, centros de rehenes en la URSS y espías soviéticos en territorio norteamericano. Aunque las leyendas urbanas aseguran que hubo ciertos logros impactantes, lo cierto es que las estadísticas demostraron que de cada acierto del proyecto Star Gate, hubo otros 9 casos en los que fallaron rotundamente.

En la actualidad, una paraciencia nueva llamada ciencia noetica se encarga de mantener viva las reclamaciones de los psíquicos, junto con asociaciones de parapsicólogos como la Asociación para la Investigación y la Ilustración, fundada por el psíquico Edgar Cayce. Los Institutos de Ciencias Noeticas y la Asociación para la Investigación y la Ilustración, cada año aseguran tener nueva evidencia experimental con resultados que sobrepasan la adivinación por azar. Curiosamente, cuando dichos experimentos se reproducen en instituciones científicas, o los ‘resultados’ son revisados con cuidado por parte de sociedades escépticas –tal y como a pasado en los últimos meses- todo lo que se encuentra son o investigaciones sesgadas o investigaciones basadas casi en su totalidad en evidencia anecdótica. Pero tal y como la Skeptic’s Society afirma, “las anécdotas no hacen ciencia”.

5.    No hay diferencias entre un Psíquico y un Prestidigitador. Desde mi punto de vista, con los 4 argumentos anteriores me hubiera bastado para que “me cayera el 20” y me diera cuenta que los poderes psíquicos son “mucha waguara y poca acción”. Pero pensando un poco mas a fondo, tal y como expongo esto, es evidente que es demasiado escueto y breve como para ser evidencia de peso en contra de los psíquicos.

Pensando un poco más en el asunto, es poco probable que la argumentación de un triste y humilde escéptico en un triste y humilde blog, hagan el milagro de hacer que un verdadero creyente deje de creer y comience a pensar. Lo cierto es que no importa cuantas veces se demuestre la falsedad de los poderes paranormales, la gente siempre seguirá creyendo por que a la gente le gusta una buena historia de misterio, que además de ser una buena historia de misterio tenga como protagonista a uno mismo.

 No se me ocurre mejor ejemplo de esto que el engaño Carlos, llevado a cabo en los 80s en Australia y planificado por el asombroso James Randi. En 1988, los periódicos australianos, revistas y canales de televisión empezaron a recibir la buena noticia a través de equipos de prensa y cintas de video, la genial noticia de que el Carlos estaría de visita en aquella mega isla-país. Carlos, según se anunciaba era un espíritu de 2000 años de antigüedad canalizado por el joven José Álvarez. La prensa australiana se encargó de hacer llegar la historia de Carlos a todos los rincones del país.

Según decían, el tal José Álvarez era un joven norteamericano común y corriente que se accidentó en su moto, sufriendo una conmoción cerebral suave. El espíritu Carlos de alguna manera entró al cuerpo de José en el momento del accidente. Cuando Álvarez entraba en transe, con el pulso a punto de desaparecer, Carlos entraba en escena con “la sabiduría de los siglos”. Era bastante curioso que Carlos hablara inglés, aun cuando el inglés no existía hace 2000 años, pero es algo parecido a lo que la señora J. Z. Knigth hace actualmente con su espíritu canalizado, Ramtha, el cual se supone que es un espíritu de hace 35, 000 años que sabe hablar inglés y es capaza de dar lecciones de mecánica –mística- cuántica. Tan burdo como pueda sonar, los teatros en donde se presentaba Carlos se llenaban por completo; los diarios y revistas tenían la cara del joven Álvarez en primera plana; los noticieros y programas de entretenimiento se peleaban por tener la oportunidad de una entrevista con el milenario espíritu. Australia estaba loca por el espiritismo. Entonces, justo en el mayor auge de la promoción espiritista de Carlos, el programa australiano Sixty Minutes –este es australiano, pero aun un equivalente en EEUU- reveló que la historia de Carlos era solo una gran farsa. Y tal y como nos narra Carl Sagan en El Mundo y Sus Demonios, “los productores habían pensado que seria instructivo explorar la facilidad con que podía crearse un curandero o gurú para embaucar al publico y los medios de comunicación.” De este modo, se pusieron de acuerdo con un experto en engaños, el mago James Randi. El público australiano quedó atónito ante la noticia que demostraba lo incauta que toda una nación había sido; por supuesto, las críticas no se hicieron esperar y el pueblo australiano aseguraba que desde el principio ya sabían que se trataba de solo un engaño. Como sea que haya sido, el público mundial miró el caso como una noticia más del día, olvidándose de este episodio. Ahora los psíquicos, místicos y parapsicólogos pueblan el mundo. Basta con poner de ejemplos a los EEUU y a nosotros mismos, México. Nuestro vecino norteamericano es embaucado día a día con las reclamaciones de estafadores como Sylvia Brown o la señora J. Z. Knigth; mientras que en nuestra nación, hace unos años parecía que habíamos aprendido la lección, cuando después de venderse mas 8 millones de copias –o eso se dice- del libro Cañitas, se descubriera que Carlos Trejo era solo un embaucador mas. Pero ¿de que sirvió aquel episodio magufo? No de mucho, ya que ahora la población mexicana –y latina en general- ‘disfruta’ de las investigaciones, tan originales como las de Trejo, de Extranormal.

Si de algo sirvió, y sirve aun, el ejemplo de James Randi, es para recordarnos que la historia demuestra que el ser humano se tropieza con la misma piedra una y otra… y otra vez. O lo que es lo mismo, “nos gusta ser engañados”.

6.    Nadie ha Reclamado el Premio del Millón de Dólares de la James Randi Educational Foundation. No existe en el mundo mayor enemigo de lo paranormal y de los charlatanes que James ‘el asombroso’ Randi. Desde hace más de 50 años, este mago, escéptico, educador y debunker se ha encargado de desenmascarar estafador tras estafador. Entre sus logros mas notables se encuentra el dejar en ridículo de manera pública al doblador de cucharas Uri Geller y al curandero Peter Popof. Además de denunciar los peligros de los fraudes paranormales, también se ha encargado de dejar de manifiesto las incoherencias de los profetas del fin del mundo, las creencias religiones y las pseudociencias, entre ellas la más destacada, la homeopatía. Pero el trabajo del asombroso Randi no podría ser tan grande sin la ayuda de todos sus colaboradores de la Fundación James Randipara la EducaciónEsta organización sin fines lucrativos ha emprendido una cruzada contra la charlatanería paranormal y pseudocientífica, y como ejemplo de tener la frente en alto contra cualquier psíquico es su reto paranormal. La Fundación ofrece un millón de dólares a aquella persona que sea capaz de demostrar un fenómeno paranormal o la validez de una pseudociencia. para ser mas explícitos, cualquiera que demuestre la existencia tanto de poderes extrasensoriales, fantasmas, ovnis, monstruos, ángeles, dioses,  así como la efectividad de pseudomedicinas como la homeopatía o la acupuntura, será poseedor de un millón de dólares y el reconocimiento de la Fundación como el primero en aportar evidencia paranormal verdadera.

Curiosamente, en mas de 15 años nadie a sido capaz de pasar la fase uno de la minuciosa prueba para demostrar un poder parapsicológico. El propio Randi reconoce que este hecho no es necesariamente una prueba de que no hay poderes psíquicos y tiene razón. Por si solo, el reto Randi no es prueba de nada, pero con todo lo que llevamos hasta ahora ¿no seria aunque sea un indicador fuerte de la improbabilidad de los poderes psíquicos?

7.    Los poderes Extrasensoriales son Empíricamente Imposibles de Demostrar. Este último argumento es el más fuerte en contra de los psíquicos desde el punto de vista filosófico, y resulta ser el principal argumento filosófico en contra de todas las choradas sobrenaturales: desde los fantasmas y la percepción extrasensorial hasta los dioses. El empirismo crítico es la corriente filosófica que asegura que algo que no tenga aunque sea una base empírica, es decir una base en nuestros sentidos, es imposible de conocer y por tanto, de poder conocerla se debe de preguntar cómo alguien puede asegurar algo verdadero de tal afirmación empíricamente indemostrable. En apariencia suena a una fumada propia de un estudiante de filosofía, pero el empirismo crítico es una de las bases para construir conocimiento científico y para fundamentar una crítica desde el escepticismo científico.

El argumento es simple: nuestro conocimiento o por lo menos nuestra primera impresión del conocimiento sobre el mundo real –lo que sea que esto quiera decir-, es alcanzado principalmente por nuestros sentidos: la vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído. Si alguna afirmación que aspira a ser cognoscible (o sea conocida) debe ser empíricamente demostrable, o sea, debe ser percibido a través de nuestros sentidos y debemos ser capaces de demostrar esta percepción a través de la experimentación. Pero si algo no puede ser conocido mediante los sentidos, ni tampoco a través de la experimentación, ¿Cómo es que alguien llegó a saber algo sobre eso? Un ejemplo clásico es el interminable debate sobre la cuestión de Dios. Si Dios existe y este interactúa con sus creaciones, las creaciones (o sea nosotros) deberíamos tener evidencia empírica de nuestro contacto con Dios. Sin embargo, el ‘conocimiento’  sobre Dios parece ser alcanzada solo a través de libros sagrados confusos y profetas con aires de charlatanes. No hay evidencia empírica públicamente demostrable sobre la existencia de Dios, de modo que si Dios no puede “alcanzarse” de manera empírica, ¿Cómo llegamos a saber de su existencia? La respuesta antropológica seria que nunca alcanzamos ese conocimiento, sino que nosotros lo creamos. Este argumento fue esgrimido en el siglo XVIII por el padre del empirismo filosófico, David Hume. Dicho argumento puede aplicarse de igual manera a los fenómenos paranormales, los cuales no son empíricamente perceptibles ni públicamente verificables. Este argumento no niega la existencia de Dios o de lo sobrenatural, pero asegura que de existir tales cosas, jamás seriamos capaces de conocer nada cierto sobre ellas y por tanto, es inútil pensar en lo sobrenatural. Esto es justamente lo que hace la ciencia moderna cuando trata con lo paranormal: solo lo deja de lado ignorándolo, y así continuara haciéndose. Mientras no existan pruebas que demuestren alguna creencia en lo sobrenatural los científicos –y los empiristas críticos- ignoraran lo sobrenatural. Parece ser una decisión algo cruel, pero es la más justa y la más lógica, ya que no tendría sentido demostrar lo indemostrable.


Tipos de Psíquicos

Hasta aquí terminamos con los que, a mi criterio, son las7 mejores razones para no creer en videntes y demás estafadores. En el mundo real, se pueden clasificar a los psíquicos de tres maneras: primero están aquellos que saben que no son psíquicos, lo saben bien y aun así se aprovechan de los anhelos de las personas. A estos los podemos llamar charlatanes; el segundo tipo son aquellos que no son psíquicos pero creen serlo. A estos se les conoce como personas propensas a las fantasías; por ultimo, tenemos a las personas que no son psíquicos y que son una combinación de los dos anteriores. De estos tres tipos de psíquicos tenemos abundante evidencia, pero una persona de mente demasiado abierta podría agregar un cuarto tipo en esta clasificación, después de todo, somos incapaces de demostrar de manera absoluta la inexistencia de los poderes paranormales: el cuarto tipo seria el psíquico que cree ser psíquico y que en verdad posee poderes psíquicos. De este último tipo, desgraciadamente no tenemos la más mínima prueba de su existencia.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*La publicación  Aprende a Ser un Psíquico en 10 Fáciles Lecciones, escrito por Michael Shermer, ya puede leerse en español gracias a la traducción del sitio web Chile Skeptic.

*El Diccionario Escéptico posee un gran número de enlaces y artículos de excelente calidad relacionados con los supuestos poderes psíquicos.

*El sitio web de la Fundación James Randi para la Educación pública de manera frecuente lo ultimo en el combate contra la charlatanería.

*Lecturaen Frío, un documentado ensayo de David Andrés Galeano, miembro del Club de la Razón, es bastante explicito e instructivo sobre este truco de magia explotado por charlatanes de lo paranormal.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Argumentum ad verecundiam; el argumento de autoridad y sus variantes (serie falacias lógicas)

Por Esceptiquísimo México (Claudio Pérez de Celis)

El argumento de autoridad es una de las falacias lógicas más comunes con las que nos afrontamos día a día. Se trata de un argumento fundamentado, más que en la lógica del mismo, en una figura o texto a los cuales se les atribuye una autoridad superior. En otras palabras, "es así por que X lo dice".

Al argumento de autoridad se le conoce con el nombre en latín de Argumentum ad Verecundiam que puede ser traducido directamente como "argumento de reverencia" por lo que en ocasiones también se le llama "evocación a la reverencia". Esta técnica de retórica es empleada con la finalidad de dar una sensación de falsa validez a un argumento partiendo de una figura de autoridad (autoridad en el sentido de conocimiento más no de jerarquía) buscando desencadenar emociones hacia el autor de forma que el resto de la lógica del argumento no sea cuestionado. Esta es razón la por la cual en muchas ocasiones se emplean técnicas como credencialismo (uso de títulos) y "quote mining" (uso de citas) como métodos de persuasión en la retórica.

En una discusión lógica la carga y trasfondo del argumento es la que cuenta más no su autoría, el usar la autoría de un argumento como recurso para darle peso al mismo es en si una falacia lógica ad verecundiam.

El argumento de autoridad es un error estructural en la linea de argumentación en la fase de "datos", en la fase de "respaldo" o en ambas (ver introducción a las falacias lógicas). La estructura de esta falacia lógica es la siguiente:

X dice que Y es verdad.
X es un experto.
Por lo tanto Y es verdad.

Ejem:
Einstein decía que la física cuántica es mentira.
Einstein era un gran genio.
Por lo tanto la física cuántica es mentira.

Como mencioné anteriormente la figura de autoridad no se limita a personas y puede incluir textos, artículos, tradiciones, opiniones populares así como dogmas y artículos de fe. Dependiendo de la figura autoritaria usada podemos desprender varios subtipos y variables del argumentum ad verecundiam. 

Algunos de los subtipos de el argumento de autoridad son:


Argumento de opinión popular (argumentum ad populum) y argumento de las masas (argumentum ad numeram.-

En estos subtipos del ad verecundiam la autoridad es depositada en la opinión o creencia de predominante en un grupo de personas con la falsa idea de que una opinión o creencia compartida por gran número de personas tiene mayor validez. Se hace ver como si la verdad fuera verdad por un proceso democrático. Si se hace referencia a la pupularidad de la idea es un ad populum y su se hace referencia al número de personas que soportan la tesis es un ad numeram.

La  estructura básica es la siguiente:

X número de personas creen que Y es verdad.
Tantas personas no pueden estar equivocadas.
Por lo tanto Y es verdad.

Ejem.-
Muchas personas creen en la homeopatía.
Tantas personas no pueden estar equivocadas.
Por lo tanto la homeopatía funciona.


Argumento de Galileo, falacia Galiléica, apuesta a Galileo (Argumentum ad Galileusz).-

Contrario al argumentum ad populum en el cual la autoridad es depositada en la opinión popular, en el argumento de Galileo la autoridad es depositada en el lado más débil de la contienda. En otras palabras se intenta argumentar que la gran oposición popular a una idea implica que esta es correcta de la misma manera en que Galileo recibió gran oposición siendo que estaba en lo correcto. El interlocutor busca ganar autoridad comparándose con Galileo Galilei (o algún otro gran pensador o científico) y de martirizarse en el proceso. También es común encontrar variantes de este subtipo haciendo referencia a la crucifixión de Cristo o a que Einstein no era bueno en la escuela.

Su estructura es:

Galileo decía la verdad y todos estaban en su contra y se burlaban de él.
Yo creo que X es verdad y todos están en mi contra y se burlan de mi.
Por lo tanto X es verdad.

Ejem.-
Peter Deusberg dice que el VIH no es el causante del SIDA y es denigrado por esto.
A Galileo le pasó lo mismo cuando dijo que la Tierra giraba en torno al Sol.
Por lo tanto Peter Deusberg tiene razón y el VIH no es la causa del SIDA.


Argumento de tradición o antigüedad (argumentum ad antiquitatem).-

En el argumentum ad antiquitatem la autoridad es depositada en la tradición o en la antigüedad del argumento mismo creando la falsa ilusión de que algo es cierto por que se ha hacho así por mucho tiempo o de que su práctica se remonta a tiempos antiguos. Este es un favorito de los proponentes de las medicinas alternativas de origen oriental.

Su estructura es la siguiente:

Y ha sido parte de la práctica por X años.
La sabiduría obtenida en X años no puede estar equivocada.
Por lo tanto Y es verdadero.

Ejem.- 
La acupuntura ha formado parte de la medicina china de forma milenaria.
La sabiduría milenaria china ha persistido por tanto tiempo pues funciona.
La acupuntura funciona.


Argumento de novedad (argumentum ad novitam).-

Contrario al argumentum ad antiquitatem, el argumentum ad novitam establece que lo nuevo por el simple hecho de ser nuevo tiene mayor valor que una idea antigua o de mayor tiempo. Confiere mayor autoridad a una idea novedosa que a una idea pasada por el simple hecho de ser novedosa sin tomar en cuenta la evidencia que pueda o no sustentarla. 

Estructura.-

X es más nuevo que Y.
Lo más nuevo es mejor.
Por lo tanto X es mejor que Y.

Ejem.-
La novedosa terapia láser para dejar de fumar es más novedosa y moderna que las terapias empleadas por los médicos actuales.
Por lo tanto la terapia láser para dejar de fumar es mejor.


Argumento de riqueza o poder (Argumentum ad Crumenam).-

En el argumentum ad crumenam la autoridad ficticiamente se deposita en aquellos que tienen poder o riqueza estableciendo que estos atributos los hace menos propensos a tener errores y por ende a que sus argumentos sean ciertos. Este argumento es ampliamente explotado por los infomerciales televisivos y por las revistas de chismes como parte de su estrategia de mercadotecnia.

Estructura.-

X es rico.
X usa Y.
Por lo tanto Y funciona.

Ejem.-
La reina de Inglaterra es muy poderosa y rica.
Ella usa homeopatía.
Por lo tanto la homeopatía funciona.


Argumento de pobreza (Argumentum ad Lazarum).-

Este argumento es al argumentum ad crumenam lo que el argumentum ad Galileuz es al argumentum ad populum. Establece que una persona pobre es más virtuosa que una persona rica y por lo tanto sus argumentos son de mayor validez.

Estructura.-

X es pobre y humilde.
X cree en Y.
Por lo tanto Y es verdadero.

Ejem.-
Un Suami vive de forma humilde sin atesorar riquezas.
El humilde Suami usa el tantra para mantenerse sano.
Por lo tanto el tantra funciona.


Argumento de prestigio.-

Este argumento está basado en la supuesta autoridad de un personaje de gran prestigio en ciento campo ya sea un músico famoso, un activista apasionado o un científico prominente. Se intenta validar un argumento usando el prestigio de este personaje.

Estructura.-

El gran X dice que Y es verdadero.
X es una eminente figura.
Por lo tanto Y es cierto.

Ejem.-
Stephen Baldwin apoya al creacionismo.
Stephen Baldwin es un actor de gran fama con una carrera amplia.
Por lo tanto el creacionismo debe ser cierto.
___________________________________________________________________________________


Una vez que se ha conocido este tipo de falacia lógica y sus subtipos, resulta realmente fácil detectar sus subtipos y usos en el debate  y plática cotidianos. El argumento de autoridad tiene tantas aplicaciones en la retórica que pareciera inevitable toparnos con él varias veces al día. En lo personal mi  argumento de autoridad favorito es el que evoca la genialidad de algún científico célebre para fundamentar un punto. Curiosamente Einstein es el más usado dada su gran popularidad y reputación como hombre de singular genialidad. El argumentum ad verecundiam más común sobre Einstein dice así:

"Einstein era un gran genio y creía en dios. ¿ acaso tu eres más inteligente que Einstein o por qué no crees en dios?"

Este es un argumento irónicamente usado por muchos cristianos y digo "irónicamente" pues basta con saber un poco de la vida de Einstein para saber que él era panteísta ("yo creo en el dios de Spinoza"). Si un cristiano realmente creyera en la validez de este argumento, entonces dejaría de creer en Cristo y se volvería panteista al igual que Einstein. Claro que analizado de forma correcta este argumento nos damos cuenta de que el interlocutor usa la autoridad del pobre de Einstein para argumentar la existencia de un dios, siendo que en realidad este argumento no demuestra de ninguna manera la existencia de un dios ni justifica la práctica de rendirle culto al mismo.


¿Qué tan invalido es un argumentum ad verecundiam realmente?
Dado que en esta página intentamos fomentar el pensamiento escéptico en lugar de simplemente decir las cosas de forma dogmática, me parece importante analizar que tan inválido es un argumento ad verecundiam.

Digamoslo así, hay varios grados de veracidad en los argumentos de autoridad, dado que es imposible ser un experto en cada aspecto de la gran diversidad científica, en muchas ocasiones nos vemos forzados a confiar en la palabra de algún experto en la materia. De esta forma la primer pregunta que nos debemos hacer cuando nos topamos con un argumento de este tipo es:

 ¿La persona citada como figura de autoridad es un experto en la materia en cuestión o es un experto en algún otro tema? 
Respeta mi autoridad

Este dato es importante ya que, aun cuando un experto puede estar equivocado en su postura sobre algún tema, la probabilidad de que se equivoque en un tema en el que tiene gran maestría es menor que la probabilidad de que se equivoque en alguna postura sobre un tema que sale de su área de experiencia. Así mismo hay que preguntarnos si la opinión de este experto esta respaldada por evidencia científica y el grado de evidencia que la sustenta ya que no es lo mismo la opinión individual de un experto que la opinión de un experto que refleja la opinión de un consenso ni la opinión de un experto que refleja los resultados de estudios calificados como evidencia tipo Ia. De esta forma la opinión de un experto en temas de salud (un Endocrinólogo por ejemplo) tiene mayor peso que la opinión de un experto en temas de física (un Cosmólogo por ejemplo) cuando el tema de discusión se centra en un tema como el tratamiento de la Diabetes Mellitus. Si por el contrario el tema se centrara en un tema como la forma en la que un sistema de 2 hoyos negros alteran el espaciotiempo, entonces la balanza se tornaría a favor del cosmólogo asumiendo, claro, que ambos expertos den opiniones respaldadas por el conjunto de conocimientos basados en la evidencia que sus credenciales les les confieren. 

He de aclarar que calificar de esta forma a los argumentos ad verecundiam es solo un método basado en probabilidad más no está exento de presunciones. Puede darse (y se ha dado) el caso de que una persona sin educación formal en una rama aporte evidencias y opiniones de mayor validez que la de expertos en dicha rama, de manera similar también puede darse el caso de que la opinión de un experto sea errónea. Esta esta es la razón por la cual un argumento no puede ser tomado por verdadero simplemente por los méritos del autor sino que debe ser validado por la evidencia misma.

Todo esto es totalmente cierto porque este blog así lo dice. XD

Duden de todo y continúen en la búsqueda por la verdad.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Introducción a las falacias lógicas (Serie falacias lógicas:1)

Por Esceptiquísimo México (Claudio Pérez de Celis)

Entre las múltiples estrategias de los pseudocientíficos para impulsar sus prácticas y productos fraudulentos se encuentra un gran arsenal de frasees y argumentos que de primera instancia suenan coherentes pero tras un adecuado análisis de las premisas nos podemos dar cuenta que estos argumentos carecen de cualquier lógica. A esta clase de argumento que, de primera instancia suena lógico pero en realidad no lo son, se les llama "falacias lógicas".

Para poder detectar estos errores en la lógica de los argumentos el pensador crítico debe hacer un análisis de sus componentes. Este análisis en un principio puede ser una tarea tediosa pero, conforme nuestro maravilloso cerebro haga nuevas conexiones interneuronales, iremos desarrollando estas habilidades analíticas al grado de detectar errores de forma casi automática. Entre mayor sea nuestra capacidad de detectar estos errores, mayor será nuestra tasa de éxito en la prevención de caer en manos de charlatanes y defraudadores.

Desglosemos las bases de un argumento lógico:

1.- Un argumento está compuesto por premisas.
2.- Cada una de estas premisas debe ser cierta para que el argumento sea cierto.
3.- La relación o secuencia de las premisas debe ser adecuado para que el argumento sea lógico.
4.- Las premisas deben sustentar de forma adecuada la conclusión del argumento.

De esta forma un argumento adecuado sería.-

Premisa 1.- Todas las ballenas amamantan a sus crías
Premisa 2.- La característica principal de los mamíferos es que amamantan a sus crías.
Conclusión.- Las ballenas son mamíferos.


Otra forma en la que podemos dividir a un argumento sería la siguiente:

1.- Aserción o tesis.- Aquella parte del argumento que debe ser sustentada por sus componentes o premisas (en el caso anterior la conclusión) Ejem.- Las ballenas son mamíferos.
2.- Datos.- La evidencia sobre la cual se fundamenta el argumento (en el caso anterior la premisa 1) Ejem.- Todas las ballenas amamantan a sus crías.
3.- Puente.- Una premisa que de forma lógica una a los Datos (las ballenas amamantan a sus crías) con la aserción (las ballenas son mamíferos) en este caso sería la premisa 2 ( La característica principal de los mamíferos es que amamantan a sus crías).
4.- Respaldo.- En algunas ocasiones el "puente" de un argumento puede no satisfacer la linea argumentativa, en estos casos es necesario aportar evidencia que respalde a esta parte del argumento. En este caso se puede hacer referencia a la clasificación taxonómica de los animales como respaldo a el puente.
5.- Restricciones.- Todo argumento tiene sus restricciones, estas delimitan hasta que punto y las condiciones bajo las cuales el argumento es válido. Se podría decir que son los criterios de exclusión de la aseveración.
6.- Calificativos.- Son palabras y frases que denotan el grado de certidumbre del argumento. El decir "probablemente", "seguramente", etc. Como ejemplo podríamos mencionar que la aseveración "las ballenas posiblemente sean mamíferos" denota un menor grado de certidumbre que la aseveración "las ballenas SON mamíferos".

Mientras que la "aseveración", los "datos" y el "puente" son considerados componentes esenciales de un argumento,  el "respaldo", las "restricciones" y los "calificativos" no son considerados necesarios en muchas ocasiones. De igual forma, algunas premisas suelen ser omitidas en argumentos prácticos o pueden ser consideradas implícitas en la linea de argumentación por lo que es necesario reconocerlas para hacer un análisis de las mismas de forma adecuada.

Un error en cualquiera de estas "bases" argumentativas o en los componentes del argumento implicaría un argumento inválido o erróneo. De esta forma, un argumento erróneo que intente sustentar una conclusión es considerado una falacia lógica.

Existen varios tipos de falacia lógica dependiendo de el tipo de error. Muchas de estas son tan pero tan comunes que reciben un nombre propio para distinguirlas. La mayoría de estos nombres son en latín aunque muchos autores les dan nombres más coloquiales y descriptivos en su propia lengua. Hay falacias lógicas un poco más específicas y algunas no han sido nombradas. Entre las más comunes encontramos el argumento de ignorancia (argumentum ad ignorantum), el argumento del ataque personal (argumentum ad hominem) y el argumento de autoridad (argumentuma ad vercundiam).

El primer paso para detectar las falacias lógicas consiste en distinguir entre retórica y lógica. Mientras que en la lógica se busca una verdad subyacente por medio de argumentos adecuadamente estructurados y fundamentados, en la retórica se intenta persuadir al interlocutor de una idea valiéndose de argumentos deficientes en su lógica y en su fundamento evidencial. De esta forma calificaremos a un argumento como una tautología retórica, una tautología lógica o un contingente lógico.

Tautología retórica.- La repetición y parafraseo de un argumento inválido con la intención de persuadir al interlocutor de su veracidad (Ejem.- Este producto es bueno y miles de personas dan testimonio de ello)
Tautología lógica.- Un argumento válido y verdadero bajo cualquier circunstancia posible. (El sol es una estrella)
Contingente lógico.- Un argumento válido y verdadero solo bajo ciertas circunstancias. (Un satélite se encuentra estacionario)

Este simple paso nos puede dar a conocer las intenciones de nuestro interlocutor. Para lograr llevar a cabo este paso siempre hay que mantener cierto grado de sospecha. Los charlatanes y defraudadores suelen ser personas muy carismáticas pues realmente se valen de sus habilidades interpersonales para ganarse la confianza de las personas de modo que sean más fáciles de engañar. En las palabras de mi padre "No hay transa que caiga mal".

El segundo paso consiste en buscar "datos de alarma" en el argumento. Esto se logra con las preguntas ¿cómo?, ¿por qué? y ¿bajo qué circunstancias?. Al hacernos estas preguntas sobre cualquier aseveración automáticamente brincan posibles problemas y errores en los argumentos. Hay que recordar que si algo aparentemente es "demasiado bueno para ser cierto" o "increíble" tal vez lo sea.

El tercer paso consta de analizar la estructura de la linea de argumentación de forma que detectemos posibles errores o incongruencias. En esta etapa es posible que algunas cosas nos parezcan sospechosas pero carezcamos de el conocimiento para refutarlas de forma contundente, esto es suficiente para darnos cuenta de un posible fraude.

Como cuarto paso se encuentra la investigación y recopilación de datos. Esta es la parte más tediosa ya que consiste en la búsqueda de información con adecuado grado de evidencia (cosa de la que hablaré en otra entrada) para confirmar o abandonar nuestras sospechas. Entre mayor sea nuestro conocimiento y nuestros recursos académicos, menor será nuestra necesidad de  recurrir a esta investigación. De igual manera, el conocimiento adquirido en investigaciones previas puede servirnos para valorar futuras premisas sospechosas. Como dije en el segundo párrafo de esta entrada, entre más desarrollemos nuestras habilidades de análisis, más fácil y rápido serán futuros análisis y detecciones de falacias lógicas y fraudes.


Lista de falacias lógicas publicadas.-

Argumento de autoridad (argumentum ad verecundiam)
  • Argumento de opinión popular (argumentum ad populum) y argumento de las masas (argumentum ad numeram)
  • Argumento de Galileo, falacia Galiléica, apuesta a Galileo (Argumentum ad Galileusz)
  • Argumento de tradición o antigüedad (argumentum ad antiquitatem)
  • Argumento de novedad (argumentum ad novitam)
  • Argumento de riqueza o poder (Argumentum ad Crumenam)
  • Argumento de pobreza (Argumentum ad Lazarum)
  • Argumento de prestigio.


Ataque personal (argumentum ad hominem)

  • Ad hominem de abuso
  • Ad hominem circunstancial
  • Ad hominem Tu Quoque o "tu también"
  • Culpa por asociación y reductio ad Hitlerium
  • Argumentum ad feminam
  • Envenenado el pozo "poisoning the well"





Duden de todo y sigan en la búsqueda por la verdad y la razón.